Reciclaje en Europa, España mal pero mejorando

La Economía Circular se ha convertido en la apuesta de la Unión Europea. Perseverar en que cada país se empeñe en reducir al mínimo los residuos, apostando por la reutilización, reparación, renovación y reciclaje de materiales y productos existentes. Todo ello, y principalmente, en aras del beneficio del medio ambiente y de la salud humana.

En esa línea el Parlamento Europeo aprobó el pasado mes de abril de 2018 elevar del 44 % al 55 % el porcentaje de residuos municipales que deben reciclarse a partir de 2025.

Entre los llamados residuos municipales se incluyen tanto los procedentes de los hogares de los ciudadanos europeos como de las empresas. Según los datos de Eurostat correspondientes al ejercicio 2016 el cuadro clínico de España es:  Mal, aunque mejorando. En nuestro país, con una media de 443 kilos de residuos generados de media por persona al año, sólo el 29,7% de ellos son reciclados. El grueso de los desechos (56,7 %) acaba en vertederos, mientras que el 13,6 % se incinera. Hemos avanzado, pero estamos lejos de los ambiciosos objetivos que desea la Eurocámara

 

Las nuevas normas establecen objetivos separados para materiales de embalaje específicos, como papel y cartón, plásticos, vidrio, metal y madera. Las propuestas también van dirigidas a limitar al máximo el uso de vertederos y se establece que para 2035 solo se podrán llevar un máximo del 10 % de los residuos.

 

España sigue teniendo el dudoso honor de estar en el grupo de países donde más de la mitad de los desechos tiene como destino los vertederos, y poco consuelo puede ser que existan otros con peores resultados: Malta (92%), Grecia (82%), Chipre (81%), Rumanía (80%) y Croacia (78,4%).

 

En el umbral de 2025 los Estados miembros aspiran a reducir el desperdicio de alimentos un 30% para 2025 y a la mitad en 2030. Para reducir la cantidad de comida que acaba en la basura, los países tendrán que ofrecer incentivos para la recogida de alimentos no vendidos y para su redistribución en condiciones seguras.

 

Las mejores perspectivas de nuestro país se centran en el reciclaje de latas y bricks. Según datos de Ecoembes, “en España ya se recicla el 77,1% de los envases de plástico, latas y briks y los envases de papel y cartón”. Al respecto, agregan que en 2017, cada habitante español “depositó 13,96 kg de envases de plástico, latas y briks en el contenedor amarillo (+5,76% que en 2016) y 16,1 kg (+3,87% más que en 2016) en el contenedor azul, en todo el territorio nacional”.

 

La misma organización destaca que gracias al reciclaje en España durante el año 2017 se consiguió ahorrar 1,3 millones de toneladas de materias primas. Además, se ahorraron 20,15 millones de metros cúbicos de agua, y el año pasado se redujo el gasto de energía en 5,8 millones de megavatios-hora (MWh) y las emisiones a la atmósfera en 1,2 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2).

2019-01-20T18:02:57+02:00
This website uses cookies and third party services. Ok